12 mar. 2012

¡CONOZCAMOS MÁS SOBRE LOS AZUCARES!






Los hidratos de carbono, también llamados: carbohidratos o glúcidos; suelen tener un sabor dulce; son compuestos orgánicos, formados de: carbono, hidrógeno y oxígeno; nos proporcionan 4 kilocalorías por gramo.


¿CÓMO LOS UTILIZA EL CUERPO?


Aportan energía al cuerpo, especialmente al cerebro y al sistema nervioso, son el combustible necesario para realizar nuestras actividades físicas y mentales diarias.


SE DIVIDEN EN: SIMPLES Y COMPLEJOS


La diferencia entre uno y otro está en la velocidad con la que el organismo los absorbe, es decir, el tiempo que tardan desde que los ingerimos, hasta que pasan al torrente sanguíneo.


• Simples: Cuanto más refinado es un hidrato de carbono, más rápido lo absorbe el organismo, significa que llegará muy pronto a la sangre. Haciendo que se produzca un golpe de energía, durando la sensación de bienestar y vitalidad poco tiempo.


Se encuentran en: caramelos, merengues, azúcar de mesa, panes refinados, cereales azucarados, jugos de frutas, miel, etc. Estos tipos de alimentos han sido manipulados y procesados por el hombre, quitándoles así gran parte de los nutrientes y fibras que contenían originalmente, haciendo que estos alimentos nos proporcionen únicamente energía.


• Complejos: Estos son de absorción lenta, quiere decir que pasan lentamente del intestino a la sangre. Están formados por moléculas más complejas, que para ser absorbidas por nuestro organismo deben ser digeridas por el estómago e intestino. Aportan energía durante periodos de tiempo más largos.


Se encuentran en: frutas con cáscara y bagazo, cereales integrales, verduras, legumbres y hortalizas.  ¿Cuál elegir? Depende de tus actividades y el gasto calórico que te demandan, por eso sigue leyendo.


CARBOHIDRATOS Y UNA VIDA SALUDABLE, ¡SI ES POSIBLE!


Para mantenernos en un peso saludable e incluso adelgazar, no sólo es necesario contar calorías sino, sobre todo, mantener estables los niveles de azúcar y un equilibrio hormonal en el organismo. No sólo es importante cuánto comes sino qué comes: 100 kcal que provienen de papas a la francesa no nos iguales a 100 kcal que provienen de una pechuga asada o una ensalada, esto se debe a la producción de insulina que nuestro cuerpo necesitará.


¿QUÉ ES LA INSULINA?


La insulina es una hormona producida por el páncreas y su función es permitir el paso de los azúcares que se encuentran en la sangre al hígado y a las células musculares y almacenar el azúcar restante en forma de grasa. Cuando consumimos alimentos que contienen carbohidratos, favorecemos la producción de insulina. Si los tomamos en exceso, terminan por convertirse en grasa.


Recuerda que a pesar de la reciente moda de disminuir el consumo de carbohidratos al máximo, para lograr estar en “peso saludable”, se ha demostrado que no todos los alimentos que contienen carbohidratos son perjudiciales, como siempre, la clave está en la variedad, equilibrio y moderación.


Una dieta sana y equilibrada para niños mayores de 2 años debe incluir entre un 50% y un 60% de calorías provenientes de carbohidratos. Debemos asegurarnos de que la mayoría de los carbohidratos que consumen provienen de fuentes saludables como: frutas, verduras, panes integrales y endulzantes naturales como el azúcar mascabado, miel, piloncillo o agave y sobre todo, inculcar en los pequeños el hábito de la activación física regular y en familia.


Fuente:


Leighton Steward H., Bethea Morrison C., Andrews Sam S., Luis A. Balart, Sugars Buters, Ballantine Publishing Group, 2006.


Thomas Wolever, et al., The Glucose Revolution, Marlowe Company, 2004.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...