23 mar. 2011

LOS REFRIGERIOS ESCOLARES Y LAS FAMILIAS

En ocasiones, el ritmo de vida, la premura, lo limitado del tiempo, el antojo, el hambre y un sinfín de pretextos nos llevan a elegir opciones poco saludables como refrigerio (papitas, galletas, pan de dulce, rebanaditas de pastel, hamburguesas, donitas, entre otros); creemos que porque son porciones pequeñas no son significativas en nuestra salud, olvidando que son productos altamente calóricos, que no nos nutren, ricos en azúcares y grasas saturadas.

Los refrigerios en el caso de niños y adultos no sustituyen el desayuno ni la comida, son una colación, su función es proveernos de energía para continuar con las actividades propias del día, son ideales a media mañana y a media tarde, mantienen estables los niveles de glucosa favoreciendo nuestro rendimiento.

Los refrigerios saludables son una excelente oportunidad para consumir alimentos nutritivos durante el día y así mantener activo el metabolismo, evitan llegar con mucha hambre al siguiente tiempo de comida.

El refrigerio escolar debe cubrir de 15% a 20% de las recomendaciones diarias respecto de la energía y los nutrimentos de los alumnos de preescolar, primaria y secundaria, según lo indicado en el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, Estrategia para el Sobrepeso y la Obesidad.


Los niños preescolares están formando hábitos, deben acostumbrarse a un horario de comida, esto les permite reconocer sensaciones como el hambre y la saciedad.

Los niños preescolares, por lo general prefieren jugar o dicen tener poco apetito, hay que ser pacientes, respetar su ritmo y no obligarlos a comer, es mejor convencerlos de probar alimentos apetitosos que ellos mismos han ayudado a seleccionar, es recomendable tomar en cuenta la opinión del niño al momento de escoger el menú del día o de la semana.

Entre los niños preescolares se debe promover el consumo de agua simple potable de manera preferente. Sólo a partir de nivel secundaria se podrá ofrecer a los escolares bebidas con edulcorantes no calóricos.



¿Preparas el refrigerio de tus hijos?
¿Cuál es su opción preferida?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, no es tan fácil romper con los viejos hábitos pues el paladar se acostumbra a los alimentos que hemos comido durante tantos años. Pero cuando somos concientes es mas fácil elegir opciones saludables y muy ricas.

Pienso que no tenemos porque prohibirnos por completo ciertos alimentos chatarra, sino moderar el consumo de estos.

Carmen V

NUTRICAMPEONES dijo...

@Carmen V
Aplausos por tu sinceridad!
Sabemos que jemás dejarás por completo tus papitas ni tus galletas.

Tienes un buen metabolismo así es que la clave es la moderación.

Gracias por comentar, diseñadora en jefe de Nutricampeones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...