8 jun. 2012

EL PODER DE LA PALABRA EN LA VIDA DE UN NIÑO






Como padres es muy importante saber el efecto que tienen nuestras palabras sobre las demás personas y más aún en nuestros hijos.


Pues ellos al nacer, son como una hoja en blanco, donde los padres vamos escribiendo el concepto que nuestros hijos tienen de sí mismos y del mundo que los rodea.
Las palabras con afirmaciones negativas, crean en los niños confusión y aunque no sea nuestra intención, con estas conductas, los lastimamos, además de generar en ellos una programación negativa.


Observemos como estas palabras, son percibidas por nuestros hijos:


1.- “¡No seas tonto, eres tan olvidadizo! Recuerda apuntar la tarea completa”
2.- “Siempre te equivocas, pon más atención” 
3.- “La vida es muy dura y difícil, aprovecha la educación que te estoy pagando”


Con estas frases estamos programando a nuestros hijos  para que se sientan y crean que son: tontos, olvidadizos y que la vida es muy difícil. Seamos consientes que con estas palabras estamos formando en los niños una baja autoestima.


Este post, es una invitación para que nos hagamos consientes de las palabras que utilizamos y de la forma en que nos comunicamos con el mundo.
Evitemos los calificativos como: tonto, flojo, mal, distraído. Sustituyamos estas palabras por frases positivas.


Sustituir esta frase:
“No me sueltes la mano, porque te vas a perder”


Por: Hijo, toma mi mano, vamos  a disfrutar de este paseo juntos, así te cuidaré mejor, porque en este lugar hay mucha gente.


Sustituir esta frase:
¡Qué mal lavaste los trastes, qué sucios están!


Por:  Hijo, los trastes que lavaste quedaron con residuos de comida, recuerda que necesitas dejarlos bien limpios. Tendrás que lavarlos de nuevo.


Los padres podemos guiar a nuestros hijos con palabras amorosas y respetuosas.


¿Cómo te has sentido cuando te descalifican? 
Si esto no te agrada, entonces evita hacerlo con tus hijos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...